SLOWDRIVING POR LOS ORÍGENES DEL REINO DE ARAGÓN

Pocos lugares como Aragón son tan propicios para disfrutar del slowdriving, de la conducción lenta recorriendo pequeñas carreteras y deleitándose con el disfrute del paisaje y de los pequeños núcleos rurales que se atraviesan en la ruta.

Y el Monasterio de San Juan de la Peña, su apabullante entorno natural y las conexiones con los pequeños núcleos de alrededor constituyen una espectacular propuesta de slowdriving por los orígenes del Reino de Aragón.

La ruta propuesta, que se puede hacer por tramos o como eje axial desde el que desviarse para descubrir rincones de parajes y aldeas, arranca en la Comarca de La Jacetania, en valles montañosos más atemperados y suavizados en comparación con las alturas del Pirineo Central. Se propone salir de Aratorés, cerca de Canfranc, y desde allí avanzar por los pequeños enclaves de Borau y San Adrián de Sásabe – donde se puede disfrutar de una preciosa ermita románica del que fue uno de los monasterios más importantes de la Alta Edad Media-, para llegar a Aísa Jasa. Se llega luego al Valle de Hecho y a los bellos enclaves de Hecho y Ansó, conjuntos urbanos de gran belleza por sus casonas blasonadas y callejuelas de piedra con encantadores rincones tradicionales y espectaculares vistas a las montañas. Desde allí, la ruta transcurre hacia el sur, travesando la espectacular foz de Biniés, y el núcleo de Biniés, un recoleto rincón que merece una parada para disfrutar de sus vistas y de este tranquilo enclave en comunión con la naturaleza.

Seguiremos conduciendo hasta Berdún y Puente La Reina de Jaca, adentrándonos ya en el entorno del Monasterio de San Juan de la Peña, con el enclave de Santa Cruz de la Serós. Cabe recordar que una entrada conjunta permite la visita a la espectacular iglesia de Santa María de Santa Cruz de la Serós y a los dos monasterios de San Juan de la Peña, tanto al nuevo como al monasterio viejo (ver la información de entradas). La iglesia de Santa María de Santa Cruz de las Serós es lo que único que ha llegado a nuestros días del desaparecido monasterio medieval del siglo XI, joya del románico del altoaragón de bella factura inspirada en la catedral de Jaca.

También el núcleo de Santa Cruz de la Serós merece un paseo con calma, un pintoresquismo enmarcado por las montañas de las sierras prepirenaicas. Y seguiremos con nuestra ruta en coche por los poco más de 8 kilómetros que nos llevan hasta el corazón de la religiosidad de San Juan de la Peña, conociendo la historia del monasterio viejo cobijado bajo la gran roca y el monasterio nuevo, y podremos hacer un parada y reposo en la Pradera de San Indalecio, ideal lugar de esparcimiento.

Si aún quieres continuar la ruta, puedes adentrarte por la A-1603 y entre curvas serpenteantes llegar hasta el singular enclave de Bernués, típico ejemplo de los denominados pueblos-calle elevado sobre una colina, con notables ejemplos de arquitectura doméstica.

Puedes obtener más detalles sobre esta ruta u otras de slowdriving en Aragón en la web www.slowdrivingaragon.com.

Turismo